La Innovación Empresarial…. ¿porque es necesaria?... Se lo explicamos a continuación…

January 10, 2015

 

La empresa moderna vive permanente entre dos necesidades diferentes, casi contradictorias. Por una parte, y para poder “vivir hoy”, la empresa ha de concentrar esfuerzos en la explotación de su modelo de negocio actual, esto es, en explotar las ideas que desarrolló hace tiempo, y que ha sabido convertir en productos y servicios. Pero, por otra parte, y para poder “vivir mañana”, la empresa debe explorar también nuevas ideas, nuevas oportunidades.

 

Explotar y concentrarse en el modelo de negocio actual (visión a corto plazo) es condición necesaria para lograr el éxito empresarial, pero en muchas ocasiones ya no es condición suficiente.

 

En paralelo, hay también que explorar el futuro (visión a largo plazo) analizando por ejemplo tendencias, intentando saber cómo serán nuestros productos y servicios en el futuro, analizando posibles impactos tecnológicos sobre la actividad, determinando qué podrían estar esperando los clientes o analizando de qué otra forma (mejorada) se podrían hacer las cosas.

 

Y en el manejo que las organizaciones hacen de esa tensión entre explotar y explorar mediante la combinación de estrategias, estructuras, recursos, procesos y personas, en esas dos diferentes direcciones, está posiblemente una de las claves para competir hoy en día de una forma eficaz, tratando de ser eficiente en la explotación del modelo de negocio actual e innovador (visión de futuro) explorando nuevas ideas, nuevas oportunidades.

 

Desde un desde un punto de vista estratégico es importante alcanzar determinado equilibrio en las organizaciones entre ambas actitudes (balanceando, esfuerzos entre la explotación y la exploración), sobre todo si de la exploración se desprenden innovaciones que hagan que la explotación aumente, lanzando al mercado nuevos productos o servicios de éxito o poniendo en marcha nuevos procesos que aporten valor en términos de competitividad o de mejora de la satisfacción del cliente.

 

Pero....¿Que es la Innovación Empresarial?

Con frecuencia se confunde la innovación empresarial, con el hecho de ser creativos o imaginativos. La creatividad es la capacidad de las personas para generar nuevas ideas (ideas originales).

 

Utilizamos nuestra imaginación para “IMAGINAR” que algo puede ser o hacerse de otra manera. Innovar, sin embargo, va más allá de la mera idea creativa: innovar es todo un proceso empresarial a través del cual las empresas convierten algunas buenas ideas (ideas originales) en nuevos productos, servicios o procesos, solucionando con ello algún problema planteado o explotando oportunidades latentes del mercado en términos de:

 

• Nuevas necesidades del cliente

• Necesidades del cliente no satisfechas adecuadamente hasta la fecha

 

La innovación, por tanto, requiere –entre otras cuestiones- un considerable grado de creatividad e imaginación en las empresas, para realizar cambios que generen nuevas capacidades en las organizaciones.

 

De acuerdo a la definición anterior, la innovación se puede aplicar tanto al lanzamiento de nuevos productos, servicios como al diseño de nuevos procesos, relativos por ejemplo a las operaciones

(procesos de producción) o a la comercialización (entrega al cliente del producto o servicio final).

 

Por tanto, según se aplique a unos u otros, la innovación empresarial se puede clasificar en primer lugar en:

 

  • Innovación en productos (o servicios): a través de la creación de nuevos productos (o servicios) o de la mejora de los existentes, bien de forma directa (en términos por ejemplo de mejora funcional o de su calidad) o bien de manera indirecta (mejoras que los hagan más eficientes reducir por ejemplo sus costes)

 

  • Innovación en procesos: a través de la creación de nuevos procesos o de la mejora de los procesos existentes.

 

Adicionalmente, en función de su originalidad, las innovaciones se clasifican en:

 

  • Radicales: innovaciones que dan lugar a productos, servicios o procesos completamente nuevos, a través de los cuales se generan nuevas capacidades en las organizaciones.

 

  • Incrementales: mejoras sobre los productos, servicios o procesos existentes, no modificándose por tanto –de manera sustancial- la capacidad competitiva de la empresa en el largo plazo.

 

La mayoría de las empresas que innovan lo hacen habitualmente de una forma incremental (lanzando por ejemplo nuevas versiones de productos o servicios que ya existen) y muy pocas empresas son capaces de innovar de una forma rupturista, induciendo cambios radicales en los hábitos del consumidor.

 

El ciclo de vida de la innovación

El objetivo último de la innovación debe ser generar resultados, y que la innovación ha de ser aceptada por el mercado y capaz de generar con ello un retorno (payback). Sin este último elemento (retorno de la inversión) la empresa no podría innovar de una forma sostenible en el tiempo.

 

Por ello, un elemento fundamental, consiste en saber gestionar la curva de payback, esto es, la curva de inversiones/resultados: cuánto tiempo estás invirtiendo en la innovación, y cuánto tiempo necesitas para recuperarte de la inversión (cuanto tiempo para el lanzamiento del producto, cuánto tiempo para llegar al volumen de mercado necesario para que la inversión haya valido la pena).

 

En la curva típica de retorno de la inversión en innovación que se muestra a continuación (Andrew y Sirkin) se pueden distinguir tres fases o etapas:

 

 

  • Generación de la idea: primera fase en la que se invierte para convertir la idea en un producto/servicio.

  • Inicio de la comercialización: segunda fase en la que lanza al mercado el producto/servicio en cuestión.

  • Explotación (o realización de resultados): tercera y última fase.

 

El éxito en el proceso de innovación también depende de cómo se “maneje” la curva.

 

En la primera fase (Generación de la idea) es conveniente que el desarrollo del producto/servicio no lleve más tiempo del necesario (entre otras cosas, para evitar una obsolescencia sobrevenida). Es decir, habrá que gestionar correctamente el riesgo tecnológico de conversión de la idea en producto/servicio y -por otro lado- el time to market (o tiempo hasta el lanzamiento al mercado).

 

En la segunda fase (Inicio de la comercialización) habrá que gestionar correctamente el riesgo de aceptación del mercado y estudiar también los posibles lanzamientos de productos o servicios alternativos por parte de la competencia.

 

Y, por último, en la tercera fase (explotación o realización de resultados) hay que intentar ser ágiles en la consecución del volumen de mercado adecuado para que el retorno económico sea suficiente, y lo suficientemente rápido, como para cubrir los costes de desarrollo del producto y de lanzamiento al mercado. Es decir, habrá que gestionar, el riesgo de ejecución o de explotación óptima (máxima) del mercado.

 

Para mayores informaciones y consultas, no duden en ponerse en contacto con nuestro despacho:

e-mail: asesoria@orbis-corporacion.com

tlf.: 91 02 50 719

móvil: 645 96 80 93

 

 

 

Please reload

Artículos destacados!

Nuevas tendencias en "comunicación interna empresarial"

January 11, 2019

1/10
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic

 OFICINAS

 

EN MADRID:

C/María de Molina nº 26, 1º dcha

28006 Madrid (España)

EN ALICANTE:

C/Alfonso X el sabio nº 46, 3ª planta izq.

03003 Alicante (España)

 

Atención al cliente:

+(34)   910 25 07 19       MADRID

+(34)   965 25 63 74       ALICANTE

  

LA FIRMA

© 2010-2020  created by  ORBIS  CORPORACIÓN 

SOLUCIONES

SIGUENOS

  • w-facebook
  • Twitter Clean